¿Cómo adoptar un animal rescatado de la Brigada de Vigilancia Animal?

Si quieres adoptar un animal rescatado por la Brigada de Vigilancia Animal, puedes ver el catálogo de perros y gatos en línea o sacar una cita para visitarlos

Cómo adoptar un animal rescatado de la Brigada de Vigilancia Animal
Foto: SSC

Además de ayudar en el rescate de animales maltratados en la Ciudad de México, la Brigada de Vigilancia Animal los resguarda y protege a fin de que la población pueda adoptar uno de estos animales de compañía. 

La Brigada de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) actualmente tiene 420 animales de compañía dentro de su programa de adopción, los cuales están a la espera de tener un nuevo hogar.

Debido a ello, la Brigada de Vigilancia Animal invita a la ciudadanía a “dar una segunda oportunidad a los perritos y gatitos” rescatados por ellos, y que pueden ser vistos en el catálogo de amigos peludos de la brigada.

También lee: ¿Tienes un lomito? Tlalpan impartirá taller para el manejo de heces

Proceso para adoptar un animal de la Brigada de Vigilancia Animal 

Si estás dispuesto a darle un nuevo hogar a un animal rescatado por la Brigada de vigilancia animal, puedes seguir los siguientes pasos:

-Checa el animal de compañía que se adapte a tus necesidades a través del catálogo de animales en adopción de la SS, el cual puedes consultar AQUÍ o llama al teléfono 55 5208 9898 para solicitar una citar y conocerlos en las instalaciones.

-Una vez que hayas elegido un animal de compañía para adoptar, deberás entregar una copia de cualquier identificación oficial y firmar un contrato de adopción, con el cual te comprometes a darle una buena vida y los cuidados necesarios a la mascota

-Ya que lo hayas adoptado, los oficiales de la Brigada de Vigilancia Animal realizarán visitas domiciliarias para corroborar la situación de vida del ejemplar adoptado.

Cabe decir que, derivado de la emergencia sanitaria por el coronavirus, los oficiales de la Brigada de Vigilancia Animal, han implementado el sistema de llevar hasta el domicilio del adoptante a su nuevo amigo peludo, para evitar que los ciudadanos salgan de su domicilio.