El Banco de ADN para agresores sexuales de CDMX estará listo en 2022

A partir de los primeros meses de 2022 el Banco de ADN en CDMX podrá procesar los datos de hasta 6 mil agresores sexuales cada mes

El Banco de ADN para agresores sexuales de CDMX estará listo en 2022
Foto: especial

Las autoridades capitalinas confirmaron que el Banco de ADN que resguardará los datos de agresores sexuales en CDMX estará listo para 2022, y comenzará a funcionar durante los primeros tres meses del próximo año. 

Así lo dio a conocer la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX), dependencia capitalina que estará a cargo del correcto funcionamiento y operación del Banco de ADN.

Dicho inmueble tiene el principal objetivo de disminuir la incidencia de violencia sexual en la capital, así como procesar a la mayor cantidad de agresores sexuales al obtener su ADN para cotejar su responsabilidad en otros delitos.

De acuerdo con la FGJCDMX, el Banco de ADN es un proyecto de amplio alcance que se ha impulsado con el apoyo de la jefa de Gobierno Clausia Sheinbaum Pardo en los últimos dos años. 

El año 2020 estuvo dedicado a la construcción y el equipamiento del inmueble, mientras que en 2021 se ha invertido en la capacitación de los peritos que lo operarán y en la certificación de sus procesos internos.

También lee: 2 años de Alerta de Género en CDMX: Así ha aumentado la detención de agresores

Al respecto la titular de la Fiscalía en CDMX, Ernestina Godoy Ramos aseguró que cuando inicie operaciones en el primer trimestre de este 2022 “será el Banco de ADN más avanzado de toda América Latina”.

El Banco tendrá capacidad de procesamiento de hasta 6 mil perfiles genéticos al mes, con los más altos estándares de calidad, lo que permitirá crear una base de datos con los datos de miles de agresores sexuales.

“Esta será una herramienta clave en el combate al feminicidio, los delitos sexuales y todo tipo de violencia en contra de las mujeres”, aseguró Ernestina Godoy al presentar los avances en la operación del Banco de ADN.